La solución fallida

Cuántas veces nos hemos dado cuenta que por más que “intentamos” solucionar alguna problemática, esta se agrava más. Es entonces que podemos considerar que la solución o más bien, lo que aquí llamaremos, el intento de solución, es lo que incluso puede agravar el problema. Buscar establecer, por ejemplo, un control de nuestro peso puede ser una acción bastante sana e inteligente, pero cuando esto se lleva al límite, se obtiene el efecto paradójico de la pérdida del control. El buscar mantener un orden y equilibrio en nuestras vidas sin lugar a dudas representa una meta bastante madura, pero cuando el equilibrio y orden busca obtenerse a costa de todo y de todos, lo que podemos encontrar es inevitablemente la pérdida de aquello que anhelamos, en este caso, la pérdida del control y el equilibio.

Nardone (2013) nos señala: “la trampa connatural a nuestra mente, que tiende a esquematizar las experiencias, se teje cuando insistimos en aplicar lo que anteriormente nos ha dado resultado sin tener en cuenta que un mismo problema en circunstancias diferentes requiere una solución distinta”. Y es ahí donde se comienza a patinar como se estuviese en un rodillo. Somos los constructores de nuestros propios hábitos y, al final, terminamos siendo dominados por ellos.

Así entonces, llamamos a las desviaciones de un comportamiento en un principio sano y adaptado, “psicotrampas”. Por ejemplo podemos caer en psicotrampas tales como:

  • Insistir
  • Renunciar y rendirse
  • La manía del control
  • La evitación
  • El aplazamiento
  • La ayuda que hace daño

Así entonces, una forma de poder evitar caer en estas psicotrampas, consiste en identificar qué intentos de solución se realizan. Intentar solucionar algo de la misma forma en repetidas ocasiones puede convertirse en la fuente misma del problema.

No dejemos de lado el hecho de que ante todo auto engaño existe una visión de nosotros mismos que no queremos mirar. Al final, todo problema, todo síntoma, toda situación disfuncional en nuestras vidas cumple una meta, cumple un objetivo.

Fuente:

Nardone, G. (2013). Psicotrampas. Identifica las trampas psicológicas que te amargan la vida y encuentra las psicosoluciones para vivir mejor. Barcelona. Espasa LIBROS.

ENTRADAS RECIENTES

CONTÁCTANOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on google
Share on whatsapp
Share on email