La meditación

En los últimos años, las personas se enfrentan de forma cotidiana a un problema que desafortunadamente parece ganar popularidad: el estrés. Por eso, ante esta perspectiva, la meditación, técnicas y beneficios son lo más recomendable para revertirlo.

Resumen de meditación

La práctica de la meditación puede tener no sólo el beneficio de acabar con el estrés, también sirve para encontrar la relajación que el cuerpo necesita después de pasar por determinadas situaciones, por ejemplo, la pérdida de un familiar.

Por eso, a lo largo de este artículo veremos todo lo relacionado con esta actividad que involucra formas de pensamiento y otros factores para poder tener el resultado adecuado.

¿Qué es la meditación?

Para comenzar a entender todo sobre la meditación, técnicas y beneficios, debemos definir a esta práctica, por lo que vamos a retomar la que comparte el sitio Significados.com:

“Es un ejercicio mental y una reflexión que las personas hacen sobre algo en particular, ya sea espiritual o físico”.

Esta práctica es de importancia y popularidad mundial, porque no sólo está destinada a los adultos, los adolescentes también pueden realizar los ejercicios de la meditación para superar problemáticas relacionadas con cuestiones de salud.

Cuando una persona está meditando, se deben poner en práctica dos elementos indispensables: la concentración y la relajación, ya que esto contribuye a que se generen mejores resultados y se obtengan sus beneficios.

“El objetivo principal de la meditación es alcanzar un punto de concentración y relajación mental a fin de sentir paz interior, lo cual se logra a través de la constancia”, según señala el sitio de Significados.

¿Qué nos aporta la meditación?

Ahora bien, la meditación, técnicas y beneficios son tópicos que no pueden entenderse de forma aislada, sino como un conjunto de elementos que sirven para ejecutar de forma correcta una práctica que puede verse de forma religiosa (desde el budismo, por ejemplo) o terapéutica.

Por eso, es momento de hablar sobre las aportaciones de la meditación, considerada como “la vía para descubrir el potencial” que posee cada persona.

En primer lugar, podemos decir que por medio de esta práctica se puede lograr una “transformación”, es decir, conducirnos hacia una vida más plena que potencialice nuestras capacidades, de acuerdo con lo que publica el portal Más y Mejor, enfocado en temas de emprendimiento.

Otras aportaciones notorias que tiene la meditación están relacionadas con la salud, pues al meditar se controla la respiración y se estabiliza el flujo sanguíneo, por lo que algunos beneficios a nivel físico son los siguientes:

  • Reduce el estrés, debido a que al practicar la meditación se controla la mente y con ello es posible reducir los síntomas de ciertos trastornos mentales, como la ansiedad y la depresión.
  • La meditación es idónea para las personas que sufren por problemas de sueño, como el insomnio, pues ayuda a tener un descanso más profundo y reparador.
  • Con todo lo que rodea a la meditación, técnicas y beneficios no sólo se reduce el estrés, también se disminuyen los síntomas de algunas enfermedades como la fibriomalgia (dolores muscoloesqueléticos) y el síndrome del intestino irritable.
  • Esta práctica es capaz de fortalecer el sistema cardiovascular, porque al mantener la concentración en la respiración, se controla la presión arterial y se produce menos cortisol (una hormona asociada al estrés).

Sin duda, meditar todos los días puede tener múltiples beneficios a nivel físico como a nivel emocional, pues permite que la mente esté alejada de pensamientos negativos que propician la aparición del estrés.

Cómo comenzar a meditar

Por todo lo anterior, es que la meditación, técnicas y beneficios es un tema que indudablemente nos conduce a una pregunta básica: cómo meditar. Esto se debe a que no es sólo cerrar los ojos y ya, implica otros factores que la hacen efectiva.

Recordemos que la meditación es “el entrenamiento de la atención mental que nos despierta más allá de los pensamientos condicionados y habituales, y nos revela la naturaleza de la realidad”.

Esta definición, de la Guía para la práctica formal de la meditación escrita por Tara Brach, es un buen preámbulo para explicar cómo se puede realizar esta práctica que calma a la mente y al cuerpo.

  • Práctica meditativa dinámica

El primer paso para llevar a cabo la práctica de la meditación, es la actitud, es decir, sincerarnos con nosotros mismos para reconocer cuáles son los objetivos de llevar a cabo estos ejercicios, los cuales como ya hemos visto, tienen distintos beneficios para el cuerpo y la mente.

Otro aspecto muy importante es el ambiente, o sea, el lugar donde se llevará a cabo la meditación, pues se debe buscar una atmósfera tranquila y agradable. Además, Tara Brach en su Guía recomienda que siempre sea el mismo sitio, para que se pueda adecuar con velas, flores o fotografías inspiradoras.

No se debe pasar por alto que es necesario un espacio tranquilo, donde no haya ruidos que interrumpan la meditación. Además, lo recomendable es que sea por la mañana, pues a esa hora la mente está más tranquila y relajada.

Meditación

Para que la meditación, técnicas y beneficios sea un conjunto de factores a favor de la persona que realiza esta práctica, conviene tener claro que se debe pasar por algunas fases para realizarla correctamente. Por eso, a continuación vamos a describirlas con mayor detalle.

Primero, hay que aclarar que siempre se debe tener presente que la meditación integra la racionalidad y la espiritualidad de una persona, para que se pueda observar claramente lo que sucede durante la meditación al mismo tiempo que se deja fluir con el yo interior.

  • Primera fase: proceso meditativo (espiritual o meta-cuántico)

En la primera fase se realiza un proceso meditativo que está relacionado con el plano espiritual, lo cual significa que hay una plena confianza en todo lo que suceda a lo largo de la práctica de meditación.

Es esta fase también se debe observar mucho, con la finalidad de identificar esta experiencia en su totalidad. Además, por medio del sentido común se deja fluir a la mente para que las respuestas aparezcan gracias a la intuición.

  • Segunda fase: aprendizaje y acción para el desarrollo consciente (racional)

La práctica de la meditación tiene una segunda fase que está relacionada con el aprendizaje y la racionalidad. En el primer caso, se refiere a que cada vez que se medita, se adquieren nuevos conocimientos por medio de esa experiencia, los cuales están relacionados con la salud mental y física.

Por otra parte, en esta segunda fase se obtienen los recursos (mentales) para llevar a cabo una nueva experiencia, es decir, para realizar una nueva meditación, cada día.

Los tipos de meditación

Una de las características que sobresale de la meditación, técnicas y beneficios, es que tiene diferentes tipos, para que sea más fácil entre las personas llevar a cabo esta práctica, pues se apegan a las características de personalidad que tiene cada individuo.

Ya sea para acabar con el estrés, mejorar la concentración, obtener paz interior, reducir los síntomas de algún dolor físico, controlar la ansiedad o fomentar una actitud optimista, la meditación es una práctica benéfica en cada uno de sus tipos.

  • Iniciarse en la meditación estática

Este tipo de meditación se caracteriza por ser silenciosa, por lo cual es indispensable que se realice en espacios tranquilos donde no haya ruidos exteriores que alteren el ambiente de absoluto silencio.

Para esta práctica se necesita una silla o un cojín cómodo, para sentarse con la espalda recta y entonces, dedicarse a observar el entorno, sin pensar en nada concreto con la finalidad de que la mente se relaje.

La música suave sirve para este tipo de meditación, el objetivo es que la mente se relaje y en caso de que aparezca un pensamiento, dejarlo que se vaya sin concentrarnos en él, para que sea efectivo el tiempo que se le dedica a meditar.

  • Iniciarse en la meditación en movimiento

Hay otro tipo de meditación que se enfoca más en el movimiento, en el cual se debe poner atención para ser conscientes de la forma en que influye sobre el cuerpo.

Este tipo de meditación sirve para activar los pensamientos y aumentar la energía de una persona. Un ejemplo de esta práctica es salir a caminar por las mañanas, con la mente enfocada en los pasos, que se pueden acelerar para aumentar, como lo hemos mencionado, la energía.

  • La meditación dinámica

Por último, vamos a hablar de la meditación dinámica, la cual es una mezcla de la meditación en movimiento y la estática, por lo que es posible que por medio de ella se obtengan los beneficios de ambas prácticas.

El sitio Salud Terapia pone un ejemplo muy práctico de la forma en que se puede llevar a cabo este tipo de meditación: Si una persona se encuentra en un lugar donde hay mucho movimiento, por ejemplo, una oficina, lo recomendable es que busque algo que esté estático, como un cuadro y se enfoque únicamente en eso.

Por el contrario, si el sitio donde está es más tranquilo y estático, como el jardín de una casa, lo se que se debe de hacer es identificar algo en movimiento, por ejemplo, actividad en otra zona de la casa y prestar atención a dicha situación.

Finalmente, conviene aclarar que cualquier tipo de meditación busca un objetivo en común: el bienestar físico y sobre todo mental de las personas, para que en su día a día puedan mantenerse optimistas y afrontar cualquier adversidad con fortaleza, ya que serán capaces de encontrar su fuerza y energía interior.

ENTRADAS RECIENTES

CONTÁCTANOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on google
Share on whatsapp
Share on email