La Autoestima

La autoestima es un fenómeno muy conocido dadas sus consecuencias por el impacto psicológico individual y social. En primera instancia, nombramos autoestima a una actitud favorable o desfavorable que el individuo tiene hacia sí mismo, conformada por un grupo de opiniones y sentimientos que acompañan esa actitud. (Burns, 2002; citado en Garay, 2005)

De acuerdo con Branden (op cit.), la autoestima tiene dos componentes: eficacia personal, es decir el que la persona se considere con la suficiente capacidad de pensar por sí mismo y tomar decisiones; y, el respeto por uno mismo, o bien saberse con derecho a ser feliz, y a ser generador de relaciones funcionales y sanas.

Autoestima alta

Una autoestima alta en el ser humano consiste en que éste se considere apto, digno y merecedor de bienestar y salud así como relaciones duraderas y estables. Una persona con este tipo de autoestima da prioridad a valores tales como el amor, el respeto, honestidad e integridad. Asimismo, implica también la posibilidad de reconocer las propias limitaciones y mantener confianza en la naturaleza interna (Branden, 1997 citado en Garay, 2005). Según Branden (2001, p. 36): una autoestima positiva “es como el sistema inmunitario de la consciencia, que proporciona resistencia, fuerza y capacidad para la regeneración”.

Existen ciertas características identificables en personas que poseen alta autoestima, como lo describen Rodríguez, Pellicer y Domínguez (1998, citados en Garay, op cit.):

  • Hacen amigos fácilmente.
  • Muestran entusiasmo por las nuevas actividades.
  • Son cooperativos.
  • Les gusta ser creativos y tener ideas propias.
  • Demuestran estar contentos, llenos de energía y hablan con otros sin esfuerzo. Se sienten libres y sin que nadie los amenace.
  • Dirigen su vida hacia donde creen conveniente, desarrollando las habilidades que hagan posible esto.
  • Aceptan su sexo y lo relacionado con él.
  • Ejecutan su trabajo con satisfacción, lo hacen y aprenden a mejorar. Se gustan a sí mismos y a los demás.
  • Se aprecian y se respetan a sí mismos y a los demás. Aceptan sus limitaciones.
  • Conocen, respetan y expresan sus sentimientos y permiten que lo hagan los demás.

Autoestima baja

Contrario a lo que sucede con personas de alta autoestima, las de baja autoestima muestran una desconfianza general en lo que saben hacer y en sus ideas. Se aferran a situaciones que les brinden seguridad. Se sienten controladas por los hechos en vez de sentir que ellos son quienes los controlan. (Branden, 1997; citado en Garay, 2005)

“Los sentimientos de inseguridad e inferioridad que sufren estas personas los llevan a sentir envidia y celos de lo que otros poseen, manifestándose con actitud de tristeza, depresión, renuncia y aparente abnegación, o bien, con actitudes de ansiedad, miedo, agresividad y rencor, sembrando así el sufrimiento” (Rodríguez, et al., 1998; citados en Garay, 2005).

Las características de baja autoestima son, de acuerdo con Garay (op cit.):

  • Sentimientos de incompetencia e inadecuación.
  • Apatía, aislamiento, poca capacidad de amar y pasividad. Sensibilidad ante las críticas de los demás.
  • Aislamiento y desconfianza en las relaciones interpersonales. Tendencia a la ansiedad y destructividad.
  • Dificultad para reconocer los acercamientos afectuosos o de aceptación de otras personas.

De esta forma, la autoestima es una construcción personal y siempre es susceptible de poder cambiarse a fin de tener una vida más satisfactoria.

ENTRADAS RECIENTES

CONTÁCTANOS

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on google
Share on whatsapp
Share on email